Las protestas en Catalunya reabren el debate para identificar a antidisturbios

Declaracions del portaveu de la FEPOL, Toni Castejón defensant la identificació que a dia d'avui ja porten els efectius d'ordre públic del cos de mossos d'esquadra

Via La Vanguardia.-

Barcelona, 2 nov (EFE).- Las denuncias de abusos policiales en los disturbios de las protestas contra la sentencia del ‘procés’ han reabierto el debate sobre la identificación de los antidisturbios de los Mossos, que organizaciones pro-derechos reclaman sea visible, con una numeración corta, fácil de recordar y de uso obligatorio.

Si el calendario no falla, antes de que termine el año se podría discutir en una comisión del Parlament la propuesta de Amnistía Internacional (AI) y el centro Iridia para endurecer la normativa de identificación de los antidisturbios de los Mossos, una iniciativa en la que los colectivos en defensa de los derechos humanos insisten desde las cargas del 1-O de 2017.

La propuesta de resolución, a la que ya se han sumado ERC, los comunes y la CUP, según sus promotores, aboga por que los agentes que llevan a cabo tareas de orden público -unidades BRIMO y ARRO- luzcan de manera visible el Número Operativo Policial (NOP) en espalda, torso y casco.

Piden también que el código tenga menos dígitos y esté escrito con una tipografía mayor para que sea más sencillo de visualizar y memorizar y proponen un plazo de transición de seis meses durante el cual exigen que todos los antidisturbios cumplan con su obligación de lucir el NOP.

Mientras en los Mossos d’Esquadra la identificación de los antidisturbios consiste en un código alfanumérico de nueve números y letras, en la Policía Nacional los agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP) lucen en su uniforme un código -de mayor tamaño- de cuatro números y una letra, más fácil de ver y memorizar.

“Las imágenes de estos días demuestran que no todos (los antidisturbios) van identificados”, ha denunciado a Efe la coordinadora de AI Cataluña, Adriana Ribas, quien ha alertado de un aumento “significativo” en los últimos dos años de “dispositivos enteros” sin el NOP o con éste tapado por los chalecos antitrauma.

Una situación que, según Ribas, favorece la “impunidad” policial porque muchas causas acaban siendo archivadas debido a la imposibilidad de identificar al agente que ha cometido un “exceso”.

“Los policías son los únicos que tienen en su poder el uso legítimo de la fuerza y una de las salvaguardas para ello es precisamente que estén bien identificados”, ha insistido tras argumentar que su propuesta de resolución es “una garantía tanto para los manifestantes frente abusos como para los agentes ante denuncias falsas”.

El abogado Andrés García Berrio, de Iridia, también se ha expresado en el mismo sentido al defender que “se trata de una cuestión de democracia y transparencia” y ha apelado a las instituciones políticas para que impulsen “una transformación que modernice el cuerpo de mossos” y lo equipare a las normativas europeas.

Según García Berrio, esta reforma supondrá un freno a los abusos policiales o, cuanto menos, permitirá perseguir “actuaciones ilegales” como, por ejemplo, los golpes de porra en la cabeza.

Por eso, tras conversaciones con los distintos grupos parlamentarios, ha dicho a Efe que tienen la “sensación” de que la iniciativa “se aprobará con una amplia mayoría” en el Parlament.

Desde el sindicato de Mossos Fepol, su portavoz Toni Castejón ha lamentado que se debata este asunto precisamente cuando el cuerpo está en punto de mira por sus actuaciones durante los altercados en las movilizaciones contra la sentencia del Supremo y ha subrayado que los agentes “ya van identificados”.

Para el portavoz sindical, “centrar el foco en la identificación de la policía” puede suscitar dudas sobre su “transparencia” cuando, a su juicio, este debate debería girar en torno a los manifestantes encapuchados.

“Quizá nos estemos equivocando y tendríamos que ver si es normal que la gente vaya con capucha y la cara tapada a las manifestaciones”, ha opinado antes de urgir que “todos jueguen en igualdad de condiciones”.

Las unidades antidisturbios de la BRIMO están obligadas desde 2013 a llevar, además de su número de identidad personal (TIP), el NOP en la espalda a raíz de una reforma que promovió el entonces titular de Interior, Ramon Espadaler, tras la polémica por las cargas para desalojar a los acampados del movimiento 15M.

La instrucción vigente, que prohíbe expresamente que la identificación quede oculta por cualquier pieza del uniforme, se acordó cuatro años después de que el gobierno tripartito catalán aprobara en 2008 un decreto que obligaba a todos los mossos a lucir su número de identificación personal (TIP) en un lugar visible de su uniforme.

No obstante, los agentes andisitrubios no llegaron nunca a exhibir su TIP (del número de identificación que les acompaña en toda su carrera profesional), alegando que quedaba tapado por los chalecos antitrauma.

La actual identificación NOP en los antidisturbios es personalizada para cada agente y su vigencia decae cuando el mosso abandona esta unidad y pasa a otra división. EFE

Data: 
02/11/2019


Send this to a friend